¿Te gusta viajar?

Imagina que estas pasando una mala época y en ese momento encuentras a una persona que te acompaña con tu sufrimiento y te permite hacer un viaje hacia el interior. Esta persona queda una o dos veces a la semana contigo para tener una charla de casi una hora donde poder compartir todo eso que estas viviendo, pero cuando acaba la hora, tu continuas tu viaje de introspección sin ella, aunque teniéndola muy presente. Esta persona te preguntará, te escuchará, te ayudará a reflexionar pero nunca tomará decisiones por ti. El camino lo tendrás que buscar tu. Tu eres el protagonista de tu viaje y nadie tiene porque ocupar este papel. Esta persona nunca cogerá el volante del coche, excepto que vea claramente que vais a tener un accidente. Esta persona, al ser ajena a tu vida podrá escucharte desde diferentes niveles, y podrá contestarte en referencia a estos. Somos personas que transmitimos emociones a los demás, y por lo tanto este compañero de viaje también podrá utilizar sus propias emociones generadas por ti para ayudarte a entender que te está pasando.
En los momentos más oscuros de este viaje podrás apoyarte más en esta persona, en otros enfadarte con ella, pero si continuas viajando con ella, podrás hablar sobre todo esto que esta pasando y así hacer un aprendizaje que seguramente te servirá en tus relaciones futuras o presentes.
Habrá momentos en que quizá paséis por países donde no comprendas el idioma, en otros donde haya un conflicto bélico, quizá paséis por un desierto que te produzca mucho cansancio y quieras abandonar el viaje, pero quizá sea el único camino para llegar a las profundidades de ti mismo y poder contactar con la verdadera esencia pudiendo así conseguir esa honestidad personal contigo mismo.
Para hacer este viaje no necesitamos a personas simpáticas, sino empáticas; no necesitamos que nos animen, sino que nos comprendan; no necesitamos que nos aconsejen, sino que nos escuchen; que no nos hagan obtener grandes cosas, sino poder darnos cuenta de todas las que no vemos; que no juzguen por lo que somos, sino que entiendan porque lo somos.
Si crees que viajar te puede ayudar y piensas que este es tu momento, no pierdas tiempo haciendo la maleta, como dijo el poeta: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Eso sí, escoge bien tu compañía.

Y aquí un buen vídeo para entender más la psicoterapia.

Anuncios

Una respuesta a “¿Te gusta viajar?

  1. Pingback: La psicoterapia cuando se ha padecido Abuso Sexual en la infancia | Psicoterapia y Orientación Psicológica Barcelona·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s